reconoce sus orígenes

Cuestión de Confianza

Caminos para gobernar el Perú con un parlamento mayoritariamente adverso

"El Presidente del Consejo de Ministros puede plantear ante el Congreso una cuestión de confianza a nombre del Consejo. Si la confianza le es rehusada, o si es censurado, o si renuncia o es removido por el Presidente de la República, se produce la crisis total del gabinete"."El Presidente de la República está facultado para disolver el Congreso si éste ha censurado o negado su confianza a dos Consejos de Ministros".

Artículos 133° y 134° de la Constitución Política del Perú

Publicado: 2016-06-09

En vista de lo irreversible de los resultados de la segunda vuelta, que dan como ganador -por estrecho margen- a PPK, queda analizar los posibles escenarios que el virtual presidente tiene para gobernar y, sobretodo, llevar adelante las reformas pendientes que el país requiere para superar cinco años de estancamiento en lo económico, retrocesos en lo social, y la cuenta pendiente con el mejoramiento de nuestro sistema político y democrático.

En primer lugar, Kuczynski debe ser consciente de que no ganó su propuesta, sino el anti fujimorismo, por lo que un gobierno de PPKausas no sería un buen gesto por la gobernabilidad. En segundo lugar, es la tercera fuerza parlamentaria -con apenas 18 parlamentarios de 130, por debajo del fujimorismo con 73, y el Frente Amplio (FA) con 20-, por lo que debe hilar fino para conseguir apoyo y patrocinios a las iniciativas legislativas que el Ejecutivo requiera para el desarrollo de políticas públicas. En tercer lugar, esa posición de debilidad lo hará presa de los conflictos sociales, motivados por los azuzadores de siempre que, dicho sea de paso, apoyaron a PPK en el balotaje. -Ejemplo clárisimo: Aduviri en Puno-. Con estos ingredientes PPK no tiene otro camino que la concertación por el bien del Perú. debe convertir la aversión a su contrincante en una posibilidad de unidad a favor del Perú. Por un lado, formar un ejecutivo de concertación nacional, conversando con los líderes políticos y sociales a fin de recabar adhesiones para la gobernabilidad. 

Pero volvamos al Parlamento, en un hecho sin precedentes tenemos un virtual presidente con una oposición de 112 escaños, versus sus dieciocho parlamentarios -defectos de nuestra democracia-, que motiva a PPK a confeccionar una agenda legislativa concertada. Las diferencias ideológicas y programáticas entre PPK y Fujimori no son irreconciliables. Es más, cuentan con muchas coincidencias, por lo que no debe extrañar que en temas de política económica y social habrá entendimiento entre estas dos fuerzas, con lo que sumarían 91 votos -pendiente de ver las reacciones de estupor de algunos congresistas en tienda PPKausa-, lo suficiente para conseguirlo todo. No me imagino, a priori, en esta suma al Frente Amplio, Acción Popular, ni al APRA, pues implicaría mayor labor de entendimiento -necesaria- para conciliar los matices de estas fuerzas.

Sin embrago, existe una agenda pendiente en materia electoral, de fortalecimiento de la democracia e inclusión social en materia de diversidad e igualdad, la cual no es del agrado del fujimorismo: La eliminación del voto preferencial, el voto facultativo, el retorno a la bicameralidad, la reivindicación de derechos a la comunidad LGTBI, la despenalización del aborto en caso de violación, entre otras banderas levantadas por PPK en esta campaña. Esta agenda no podrá ver la luz sin los votos del fujimorismo, o parte de éste, por lo que el virtual Presidente deberá echar mano de una figura jurídica constitucional poco -o casi nula- usada en nuestro país, la cual consiste en la presentación de una propuesta legislativa al Parlamento por parte del Presidente del Consejo de Ministros o los ministros, por separados, asumiendo la responsabilidad política de la viabilidad de la misma. Si el Parlamento rechaza la propuesta, sería un equivalente a una censura, por lo que el ministro en cuestión, o todo el gabinete, cuando es presentado por el Premier, deben renunciar de conformidad al procedimiento establecido en la Constitución.

Esta figura podría resultar un arma poderosa, toda vez que si el Congreso le rechazaría la cuestión de confianza a dos Presidentes de Consejo de Ministros, dejaría el camino abierto para que el Presidente convoque a nuevas elecciones parlamentarias. Sinceramente, no me imagino a los parlamentarios fujimoristas dándose golpes de dignidad, al extremo de inmolar su cómoda y beneficiosa posición de Congresista de la República. Todo estará en las manos y voluntad política de PPK, evitar el chantaje y rodillo fujimorista.


Escrito por

Ricardo Yturbe

#Política #Tributario #Municipal #Laboral #DefensaAlConsumidorYUsuarios #COmDig Twitter: @yturbe_ Instagram: @ryturbe Vine: Ricardo YTurbe


Publicado en

#PolíticamenteIncorrecto

Lo que menos te guste, es posible que lo encuentres acá.